Share This

Así escribió poesía Nietzsche

(Fragmento del manuscrito original de “An die Melancholie” de Friedrich Nietzsche.
Reproducido por cortesía de Klassik Stiftung Weimar-Goethe und Schiller Archiv)

Geometría del desconcierto/ Ediciones presenta el próximo 25 de Abril, a las 18:00 hs. en la Sala Zaida de la Fundación Caja Rural de Granada, un libro dedicado al poema “An die Melancholie” de Friedrich Nietzsche, traducido por el poeta y editor Jesús Munárriz*. La publicación, además, cuenta con la reproducción del manuscrito original del poema, una “lectura” gráfica de Jaime García y un texto introductorio de Juan Carlos Friebe.

 

 

Y cómo soportaría yo ser hombre si el hombre no fuese

también poeta y adivinador de enigmas y redentor de azar.

(Así habló Zaratustra. Capítulo “De la redención”)1

 

“A la modernidad no se puede penetrar por otra puerta que no sea la obra filosófica y poética de Friedrich Nietzsche”, sostiene el crítico y poeta Óscar Portela. Si lo primero parece evidente, lo segundo resulta discutible si sopesamos, por un lado, la determinante influencia de la obra nietzscheana en el pensamiento occidental y, por otro, la influencia de su obra lírica -apenas conocida, al menos en nuestro país- en la historia de la poesía universal. Si lo que se quiere decir, sin embargo, es que la obra filosófica del colosal escritor es esencialmente poética, el aserto bien pudiera ser exacto, si no lo es de facto.

Con Nietzsche sucede algo parecido que con Strindberg, con quien por cierto mantuvo “una intensa y pirotécnica correspondencia”2 (Nietzsche llegó a escribir sobre la elogiosa carta que le envió el escritor sueco tras leer Así habló Zaratustra: “es la primera carta de una significación histórica que jamás haya recibido”3) cuya obra poética queda eclipsada por su apabullante producción dramática, tal y como la del pensador y filólogo alemán lo ha sido por su obra filosófica.

Sin embargo, no son pocos los autores que valoran la poesía de Nietzsche con vehemencia e incluso llegan a considerar su filosofía el cauce por el que discurren el poeta y el filólogo. Encuentro un artículo del insigne poeta y crítico español Jaime Siles titulado “Nietzsche, poeta: de filósofo clásico a poeta a su pesar” que me parece interesante al respecto.

“La poesía y la filología de Nietzsche forman una unidad en su vida y en su obra: ambas encarnan el conflicto trágico en que, desde muy pronto, se debatió y al que la filosofía sirvió menos de causa que de cauce. La poesía de Nietzsche fue, sobre todo, poesía conceptual (Begriffsdichtung); su filología derivó en filosofía (philosophia facta est quae philologia fuit); y su filosofía se transformó en una hermenéutica crítica de base lingüística y de carácter antropológico. Desde entonces la lógica dejó de ser el supuesto sostén de la gramática, y la verdad quedó reducida a uno de los posibles sentidos de la interpretación: es decir, a una verdad no objetiva sino sólo poética, ya que, según Nietzsche, de la relación estética que hay entre las cosas el arte es la única y la máxima manifestación.”4

En otro sentido, meramente compositivo, Nietzsche toma decisiones singulares incluso en la construcción formal de alguna de sus obras, decisiones, desde mi humilde parecer, propias de una consciencia poética metódica, llegando a utilizar su poesía para elaborar, por ejemplo, algunos de los pasajes de Así habló Zaratustra obra, por otra parte, de un incontestable y desgarrador aliento poético. De este modo, decanta algunos poemas escritos en el otoño de 1884 y los inserta en el cuarto libro, en el que Zaratustra celebrará “la Cena”, entre otros, con “el mago”. Esto es: utiliza su poesía como herramienta formal en sus trabajos como pensador. Pero no solo eso: es consciente de que su lugar es otro y por ello, posteriormente, los trasvasa e incorpora, con variaciones, a los Ditirambos de Dioniso, de 1888. Es el caso del lamento del mago, poema cuyo título original es “El poeta. – El tormento del creador”, que también pensó llamar “De la séptima soledad”, y que aparecerá finalmente como “El lamento de Ariadna” en los Ditirambos, o del texto “¡Solo necio! ¡Solo poeta!” de “La canción de la melancolía” del que no me resisto a copiar una de sus estrofas…

¿Tú el pretendiente de la verdad? -así se burlaban ellas– / ¡No! ¡Sólo un poeta! / un animal, saqueador, rastrero,/ que ha de mentir,/ que premeditadamente, intencionadamente / ha de mentir,/ multicolor larvado, / larva él mismo, / presa él mismo,/ ¡Solo loco! ¡Solo poeta/ Sólo un multicolor parloteo, / multicolor parloteo de larvas de loco / trepando por mendaces puentes de palabras / sobre un arcoirirs de mentiras / entre falsos cielos / deslizándose y divagando. ¡Solo loco! ¡Solo poeta!5

No obstante, el poema “A la melancolía” es muy anterior: nace y muere poema, no fue destinado a ninguna de sus obras filosóficas como por lo demás sucede con casi toda su producción lírica. Pero de la lectura de este espléndido texto caben distintas y jugosas lecturas e interpretaciones, una de las cuales me parece especialmente atractiva pues sugiere una ruptura con el romanticismo, más aún si tomamos en consideración que fue escrito en el verano de 1871, y que a finales del mismo año dedicará a Richard Wagner el prólogo de El nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música, con las siguientes palabras

“A esos hombres serios sírvales para enseñarles que yo estoy convencido de que el arte es la tarea suprema y la actividad propiamente metafísica de esta vida, en el sentido del hombre a quien quiero que quede dedicado aquí este escrito, como a mi sublime precursor en esa vía.”

Pero esta es, afortunadamente, solo una lectura personal.


1 Poemas. Friedrich Nietzsche. Selección y traducción de Txaro Montoro y Virginia Careaga. Poesía Hiperión. Ediciones Peralta, nº 13. 1979.

2 “A correspondence between Nietzsche and Strindberg”. HERMAN SCHEFFAUER, The North American Review, vol. 198, nº 693 (Ag., 1913).

3 Íd.

4 http://www.elcultural.es/version_papel/LETRAS/2621/Nietzsche_poeta/

5 Poemas. Friedrich Nietzsche. Selección y traducción de Txaro Montoro y Virginia Careaga. Poesía Hiperión. Ediciones Peralta, nº 13. 1979.


* JESÚS MUNÁRRIZ (San Sebastián, 1940) es poeta, traductor, y editor. Su obra lírica abarca más de veinticinco títulos desde  1975, fecha de publicación de Viajes y estancias. De aquel amor me quedan estos versos (Madrid, A. Corazón Editor, “Colección Visor”).  Ha realizado ediciones prologadas y anotadas de Flórez-Estrada, Voltaire, Catalina de Erauso, Martín Gaite, Miguel Hernández, Alfonsina Storni o José Asunción Silva y es también autor de numerosas canciones interpretadas por él mismo y por diversos cantantes como Luis Eduardo Aute, Rosa León, Ana Belén, Massiel, Pepa Flores “Marisol”, entre otros, durante los años sesenta y setenta.

Es licenciado en Filología Germánica en la Universidad Complutense de Madrid, especializándose como germanista durante dos años  en la Universidad de Jena, en Weimar.  Ha traducido libros de autores alemanes (Friedrich Hölderlin, Johann Wolfgang von Goethe, Heinrich Heine, Rainer Maria Rilke, Gottfried Benn, Paul Celan o Bertolt Brecht) franceses A. Pieyre de Mandiargues, Marcel Schwob, Louis Aragon, Paul Éluard, Yves Bonnefoy), portugueses (Cesário Verde, Fernando Pessoa, Eugénio de Andrade, Vasco Graça Moura, Carlos Drummond de Andrade, Herberto Helder, Nuno Júdice), anglosajones (William Shakespeare, John Donne, John Keats, Robert Louis Stevenson, Oscar Wilde, Ezra Pound) y de ensayistas como Werner Bahner y Michael Nerlich.

Fue co-fundador y director de la editorial Ciencia Nueva desde su fundación en 1965 hasta su cierre administrativo en 1969, co-director de la colección de poesía «Saco roto» de la editorial Helios y de la revista La Ilustración poética española e iberoamericana, así como director de publicaciones de la editorial Siglo XXI de España durante dos años.  En 1976 funda Ediciones Hiperión (Premio Nacional a la mejor labor editorial cultural en 2004) empresa que sigue dirigiendo actualmente.

En 1996 fue nombrado Caballero de la Orden de las Artes y las Letras por la República Francesa. En 2006 fue distinguido en Melegnano (Milán, Italia) con el Premio Internacional de Poesía Clemente Rebora, y en Cartagena de Indias (Colombia) con el tercer premio del Premio Panhispánico de Traducción Especializada por la obra “El Persiles descodificado la “Divina Comedia” de Cervantes”, (obra original, Le Persiles décodé o la ” Divine Comédie” de Cervantes, de Michael Nerlich, en francés, inglés, alemán, italiano y latín) y editada por Ediciones Hiperión (Madrid, 2005). En 2009 le fue impuesta la Medalla de Oro de Don Luis de Góngora por la Real Academia de Córdoba (España).