Share This

Warsaw’s screen

Voy a comenzar este cuaderno con una serie de entradas que organizarán y documentarán los trabajos realizados para el libro de José Vallejo POSTLOGOS. Reflexiones sobre la apreciación del arte en la actualidad a través de 10 proyectos del artista Jaime García.

4ª ENTRADA

Warsaw’s screen (La pantalla de Varsovia) es una video-instalación, donde se plantea la percepción de la ciudad a través de un estado de ánimo. Para ello, tras varias estancias en la capital polaca (una de ellas fruto de la V Beca Manuel Rivera), realicé un cromatismo “ideal” y subjetivo de esta ciudad con la intención de crear un micro-ambiente, en el que forzando la capacidad perceptiva mediante sutiles variaciones en las escalas de color y de sonido se recreara un estado emocional. 

Lo concebí como un proyecto que pudiera aplicarse a varias dimensiones, desde la urbana a la personal: intervención urbana, colección de pinturas, wallpaper, luminosos, micro-ambiente en cabina personal, pantalla… Para el libro realizamos un set doméstico y un set personal.

WARSAW’S SCREEN (2004)

“La pantalla de Varsovia” es un proyecto de observación, de comprensión física de una ciudad y su relación con un estado emocional. Realiza múltiples dibujos y anotaciones sobre la topografía horizontal y vertical de Varsovia, desde los suelos invadidos por los raíles del tranvía hasta su reflejo en las catenarias aéreas. Repasa y cataloga los colores urbanos, y reflexiona sobre las sutiles variaciones cromáticas de los edificios. La ciudad se percibe como un continuo inapreciable durante un recorrido lineal por sus calles. El proyecto no llegó a realizarse en su formalización inicial: una sala a oscuras con una proyección que creara un microambiente con mínimas variaciones en su modulación perceptible, en un sinfín temporal. JOSÉ VALLEJO (“Postlogos”. Pag. 67).

Ver documentación http://www.jaimeg-creacion.com/warsaw_screen.html

 

WARSAW’S SCREEN (2011)

Se retoma la idea inconclusa de la proyección en sala de exposiciones, modificándola para su adaptación a un ámbito doméstico. Concretamente, una pantalla de televisión en unas condiciones de oscuridad absoluta. El vídeo resultante de 7’55’’, en el que se sucedían, en fundidos progresivos, las tonalidades de la carta ideal creada, producía un continuo cromático prácticamente imposible de diferenciar. Solamente un visionado a alta velocidad desentrañaba los drásticos cambios de color que realmente existían en su interior. Un sonido constante de un pulso vital completaba la atmósfera.  De este modo, se confirmaba el traspaso sensitivo de la ciudad a la obra artística, pues su percepción ocasionaba los mismos efectos, de continuo y repetición, que la visita a Varsovia produjo en Jaime García.

También se realizó un equipo personal, que consistió en unas gafas con los cristales tintados con dos colores de la carta de color y un reproductor de sonido con sus auriculares, con el que poder pasear. JOSÉ VALLEJO (Postlogos. Pag. 73).

 

WARSAW’S SCREEN – set doméstico (2011)

Antes de que vean esta obra, me gustaría hacer algunas consideraciones sobre ella y su modo de visualización. Como se explica arriba, esta versión se realizó para ser contemplada en un ámbito doméstico. Para una mejor compresión de las intenciones y una óptima percepción se recomienda que se vea en una pantalla lo más grande posible, con unos auriculares que aíslen del ruido exterior, a una distancia apropiada que convierta la pantalla en el único objeto de atención y con las luces apagadas.