Share This

Imágenes

 

Voy a comenzar este cuaderno con una serie de entradas que organizarán y documentarán los trabajos realizados para el libro de José Vallejo POSTLOGOS. Reflexiones sobre la apreciación del arte en la actualidad a través de 10 proyectos del artista Jaime García.

5ª ENTRADA

Imágenes es una obra que tiene dos referencias fundamentales: el arte, y más concretamente el cuadro de Tiziano La bacanal de los andrios, y la sensibilidad erótica como motor de creación.

 

IMÁGENES (2004)

Inicia una nueva etapa en la producción de Jaime García. Basada en el análisis pormenorizado de La Bacanal de los Andrios de Tiziano, no solamente profundiza en la propia pintura sino también en el encargo y en el espacio donde debía ser instalada. Se trata de un acercamiento personal a una obra que debía ir acompañada de otras tres para una estancia privada, basándose en Imágenes de Filóstrato.

A raíz de esta idea, Jaime García se interna en el mundo de las cualidades pictóricas y de su función, tanto metafórica como contemplativa, en el reducto de la más estricta intimidad. La instalación, presentada en la exposición I-conia en 2004, se componía de un panel de grandes dimensiones en el que se experimentaba con el color rojo, frente al que se encontraba un sillón que invitaba a la contemplación de un audiovisual elaborado con una sucesión de fragmentos de cuerpos.

Esta obra se adentra, además, en la reutilización de modelos a lo largo del tiempo, especialmente los eróticos. Así, la ninfa recostada del primer plano de Tiziano encuentra una correlación con diferentes modelos publicitarios que, a lo largo del tiempo, se irán apropiando de una iconografía plena de sentimientos. JOSÉ VALLEJO (Postlogos. Pag. 75).

Ver documentación http://www.jaimeg-creacion.com/imagenes.html

.

IMÁGENES (2010)

La acción que se decidió fue la visita conjunta al “templo” donde se conserva el lienzo original para realizar un ejercicio de contemplación directa de la obra de arte. Esto generó una intensa conversación en la que se mezclaron las ideas generadas en su época con las que habían surgido a lo largo del tiempo, y las que en ese mismo instante se producían. Entre otras cosas se pudo comprobar in situ la analogía formal entre un anuncio publicitario y la figura de la ninfa: auténtico cartabón carnal que altera la composición del cuadro. JOSÉ VALLEJO (Postlogos. Pag. 85).

.

.

La soleada tarde del catorce de diciembre de dos mil diez, tras haber almorzado en un restaurante del Barrio de las Letras un estupendo cocido, acompañado con dos botellas de vino y una de orujo, José Vallejo y yo nos dispusimos a visitar el Museo del Prado para disfrutar de la obra de Tiziano, La bacanal de andrios. Después de un primer análisis y crítica de algunos detalles de la ampliación de la pinacoteca, entre otras cosas la desafortunada ubicación del cuadro en cuestión, nos plantamos frente a la obra para contemplarla y hablar largo y tendido sobre los aspectos técnicos y emocionales que nos sugería. Mientras, una vigilante no dejaba de observarnos por si en nuestra ensimismada y expresiva conversación nos acercábamos peligrosamente al lienzo. Así transcurrieron varias horas hasta que finalmente nos llamó la atención para abandonar la sala ya que el museo iba a cerrar. Nos retiramos con la emoción propia del que es consciente de lo maravilloso de poder disfrutar de estas grandes obras de ser humano. Fuimos a tomarnos unas cervezas para celebrarlo ya que el día lo merecía.

Como no puedo reproducir la conversación que mantuvimos, voy a exponer un resumen de la charla que di, invitado por mi amigo Juan Carlos Friebe, en la Biblioteca de Andalucía dentro del taller Arte y literatura: creación y recreación, realizado por esos mismos días.

.

.

IMÁGENES: ARTE Y EROTISMO COMO MOTOR DE LA CREACIÓN

.

EL OBJETO

“Quien desdeña la pintura, delinque contra la verdad, delinque también contra toda esa sabiduría que debemos a los poetas – ya que poetas y pintores contribuyen por igual a nuestro conocimiento de las gestas y del aspecto de los héroes – y desdeña la proporción, gracias a cuyo ejercicio participa de la razón.” FILOSTRATO, Imágenes, “I, 0″.

.

Se trata de la obra de Tiziano La bacanal de los andrios. Actualmente se encuentra en el Museo Nacional de Prado  con la siguiente ficha de catálogo:

.

 

Como se ve, ésta es una descripción del objeto inventariado en dicho museo. Y es de cierta utilidad para conocerlo.

 

La de arriba, es una reproducción en baja resolución de una fotografía no especialmente cuidada. Podemos ver una reproducción de alta resolución en la web del museo: Galería on line del Museo del Prado. Con esta información visual tendremos una idea más precisa de la obra, pero la verdadera percepción y compresión de este tipo de objetos artísticos sólo la obtendremos con una contemplación directa.

 

GENEALOGÍA DE UN CUADRO

“LOS ANDRIOS. La tierra se abre en ríos de vino, en la isla de Andros, y este cuadro cuenta la historia de los andrios, ebrios de ese río. La tierra borbotea vino para los hombres de Andros, por obra de Dionisos, y les obsequia con un río; si desearas agua no encontrarías mucha, pero si desearas vino, tendrías un río enorme y divino; ese río menosprecia al caudaloso Nilo y al Istro, y dice de ellos que, aunque fueran más pequeños, serían tenidos por mejores si fluyeran como fluye éste.

Me parece que los hombres están cantando, junto con sus mujeres y niños, coronados con hiedra y carrasca de encina, unos danzando, otros tumbados a ambas orillas del río, y también, en cierto modo, es evidente el tema de su canto: el Aqueloo produce zarzos, el Peneo baña el Tempe y el Pactolo es rico en flores; sin embargo, este río hace a los hombres ricos, poderosos en la asamblea, generosos con los amigos y hermosos: aunque fuesen enanos, alcanzan cuatro codos de altura. Cuando uno ha bebido de él reúne todas estas cualidades y las hace suyas en su imaginación. He aquí su canto: sólo éste entre todos los ríos no lo vadean ni boyeros ni caballos, sino que brota lleno de vino por mediación de Dionisos; se puede beber sin mezcla, y fluye sólo para estos hombres. Intenta escuchar, entendiendo lo que cantan, aunque su voz tartamudee por efecto del vino.

Vayamos, sin embargo, a lo que se ve en el cuadro: el río yace en un lecho de racimos, su fuente brota a borbotones, sin mezcla alguna, en derredor crecen los tirsos como las cañas junto al agua, transformando la tierra y lo que en ella hay en estos banquetes para tritones que ya desde el nacimiento del río se juntan y sacan vino de él con la ayuda de unas conchas. Los unos beben, otros soplan hacia fuera, pero los hay también que, completamente bebidos, bailan. Dionisos va a zarpar de Andros hacia un cortejo báquico y su nave, todavía amarrada en puerto lleva un cortejo de Sátiros, de Lenas y todos los Silenos. Lleva también a la Risa y a Como, dos divinidades muy dadas a la algaraza y al banquete, para que el río, con sumo placer, haga con ellos la cosecha.” FILÓSTRATO. Imágenes, “I, 25″.

.

/ARTE, CREACIÓN Y RECREACIÓN: INTERRELACIÓN DE DISCIPLINAS ARTÍSTICAS, INTERFERENCIAS, PRESUPUESTOS Y DECISIONES

El resultado formal último de una obra es fruto de una serie de decisiones propias del artista y de una serie circunstancias ajenas a este. Dentro de estas, han sido muy importantes la interrelación de disciplinas artísticas, así como la fuerte conexión entre las diversas corrientes de pensamiento y el desarrollo del arte occidental. Fundamentales han sido los promotores, mecenas y clientes que han interferido en el desarrollo de la obra de muchos artistas a través del encargo y el presupuesto. Por lo que me atrevería a decir que el arte es el continuo desarrollo “coyuntural” de una serie de ideas esenciales, aunque lo cualitativo de una obra siempre está en manos del artista en última instancia.

En La bacanal de los andrios se dan entre otras las siguientes circunstancias:

// Imágenes,

descripciones de cuadros de una galería ideal de obras helenas y romanas realizadas por Filostrato el viejo, sofista -maestro de la retórica y del arte de analizar el sentido de las palabras como medio de educación- griego del siglo II-III dC. En el capítulo de este libro, que hemos leído con anterioridad, se basa Tiziano para desarrollar esta pintura.

// El encargo

Alfonso d’Este, duque de Ferrara (comitente) en 1518 idea un ambicioso programa decorativo para una serie de estancias del Palacio Ducal. Para ello plantea al intelectual humanista Mario Equicola (curator) que diseñe un programa expositivo dedicado a Baco con obras de Bellini, Fray Bartolomeo, Rafael y Tiziano.

// El Camerino de alabastro

es una estancia privada del Palacio ducal diseñada por el arquitecto Antonio Lombardo y dedicada a los placeres del vino, a la actividad de mirar y admirar y la rivalidad y comparación -parangone- entre pintura y escultura. Se expondría la colección de antigüedades, objetos raros, jarrones y recipientes para beber propiedad del duque, y finalmente las obras El festín de los dioses de Bellini-Tiziano, La bacanal de los andriosOfrenda a Venus y Baco  y Ariadna de Tiziano.

Se diseña otra estancia, el Estudio de Mármol, dedicada a la sabiduría, la fortaleza y la paz.

La National Gallery de Londres, en su exposición de 2003 Titian, reconstruyó el Camerino como vemos a continuación:

 

En el siguiente enlace podemos ver una reconstrucción virtual: El Camerino de alabastro.

 

GENEALOGÍA DE UNA PASIÓN

/ La contemplación y el erotismo

Dos cuestiones me parecen fundamentales en la concepción del Camerino de alabastro: su carácter de espacio privado y su consagración a la contemplación como forma de conocimiento sensorial y de puro placer de la mirada, el que es capaz de llevarnos a la excitación. Por eso considero importantísimo al erotismo como motor de la creación.

Me parece que no pudo haber una elección más acertada para la realización de estas pinturas que la del pintor veneciano, formado en la sensualidad de los tejidos, la exquisitez de los pigmentos… Un pintor que pinta la Venus de Urbino, cuadro que causa admiración y demanda entre sus clientes por su manifiesta lujuria. No dudo, y es algo que siempre he tenido presente, de la intención erótica del pintor al trazar La bacanal (parece que autores como Carlo Guinzburg tampoco).

/ Primeros contactos con el cuadro

Esta obra ha formado parte de mi universo personal desde pequeño. Su descubrimiento a través de una enciclopedia casera coincide con mi despertar sexual y junto con Les demoiselles d’Avignon despiertan en mí la pasión por el arte. Por otra parte en mi imaginario sexual se mezclaba la agitación y carnalidad de la obra de Tiziano con las poses provocativas de las pets de Penthouse y las chicas de Interviú.

 

Del cuadro de Tiziano he realizado multitud de versiones y acercamientos con distintas técnicas y soportes casi desde el primer día que lo vi.

/ Descripción sensorial

Me gustaría poner juntos dos cuadros del camerino: La bacanal y El festín de los dioses de Bellini (pero concluido por Tiziano). Podemos observar unas intenciones programáticas similares pero el movimiento y la textura final los diferencia con radicalidad.

 

.

// Composición general

Desearía señalar de la composición, además de una agitación digna de Dionisos, la extravagancia de la figura de la derecha

 

.

// Piel y tejido

La carnalidad y sensualidad de piel y tejidos

 

// Escala de color

La modulación y composición “musical” de los colores

   

.

// Miradas

El excitante juego de miradas

.

/ El pintor y la modelo

Se puede ver, como una de sus facetas, al ejercicio del arte como una posibilidad de seducción y conquista, y también como el vehículo más eficaz de la representación del deseo.

//La ninfa

Como he comentado antes, la figura del ángulo inferior derecho siempre me ha fascinado. Su postura de relajamiento tras haber tenido el cuerpo en tensión, el codo elevado para refrescar el cuello y la axila, sus mejillas sonrosadas…, una figura de arrebatadora belleza carnal.

Hay una interpretación usual que identifica a esta mujer como Ariadna. Pero según el sentido narrativo general y la secuencia de los cuadros, considero que es errónea. Teseo abandona a Ariadna dormida en una playa de la isla de Naxos donde después es encontrada por Dionisos que llega con su séquito de la India. Este encuentro lo representa Tiziano en el otro maravilloso cuadro del Camerino, Baco y Ariadna.

Mi interpretación es que se trata de una ninfa que acaba de tener un encuentro sexual con Dionisos, que parte en ese momento en barco (como nos cuenta Filóstrato) y descansa acalorada.

Sería muy interesante saber si hubo una relación especial entre el pintor y la modelo, que posiblemente fuera una meretriz de las que se conoce disponía en Venecia mientras realizaba estos cuadros, lo cual le impedía trasladarse a Ferrara como le demandaba el duque.

// Una analogía

Durante la gestación de este proyecto, aún coleaba una de las múltiples polémicas suscitadas por la asociación entre publicidad y sexo. Se trataba de la campaña para el perfume Opium del fotografo Steven Meisel con la sugerente y poco convencional modelo Sophie Dahl (1), (2). En ella se mostraba carnal y voluptuosamente tumbada sobre un lecho de terciopelo con las piernas abiertas, la cabeza hacia atrás, como si el mismísimo espíritu de Dionisos la estuviera poseyendo. Cuando vi la foto por primera vez me remitió a aquella ninfa de mi adolescencia. En un superposición secuencial, la mujer de Opium se encuentra en el momento justo anterior al que está nuestra ninfa. El tiempo necesario para que Dionisos desaparezca.