Share This

La tensión de la forma


Exposición LA TENSIÓN DE LA FORMA del artista Jaime García

Instituto de América de Santa Fe

Inauguración, 30 de marzo de 2012 a las 20:30h

Hasta el 27 de mayo

La Tensión de la Forma es una manifestación de la lucha que se produce entre pares, una pugna presente como símbolo a lo largo de la historia cultural de la humanidad y que magistralmente resumió Nietzsche como el enfrentamiento entre lo apolíneo y lo dionisíaco.

En la obra el Friso del conflicto, el discurso entre los limpios metales trabajados para la ocasión a través de una razón geométrica que parte de una aplicación aritmética, y las manchas orgánicas de la pintura sobre tela virgen, nos llevan necesariamente a ese enfrentamiento entre lo medido y lo espontáneo. Aunque esto último, se encuentre en un nivel de detalle y cálculo que se somete a la naturaleza a través del conocimiento y no a través de la intuición. Algo fundamental en la obra del artista: la curiosidad por resolver los problemas previo análisis de los mismos.

Así, este conjunto de cuadros se convierte en un espectacular friso alterno entre estos dos símbolos que, a una escala mayor, nos atreveríamos a decir gigantesca, se afrontan en los fondos de las salas laterales creando un espacio de profundo recogimiento. Diríamos que se construye un espacio en el que el hombre, en su dualidad, encuentra su lugar central. Un punto de reflexión no ya de índole religiosa sino de lo sagrado que puede ser el pensamiento, aislado o conjunto, en un espacio afín a él para generar autoconciencia a través de su reflexión.

Este trabajo de Jaime García, es por tanto, una meditación sobre una constante de la humanidad: la integración de los contrarios para producir el lugar central colectivo a través de obras individuales que cobran sentido en su unificación. Si para Heidegger el proceso de desdivinización del mundo era una de las características fundamentales de la Edad Moderna, para Jaime García esta se produce a través de la racionalidad conceptual sin necesidad de alterar los procesos formales del arte a lo largo de la historia. Con la Tensión de la forma el artista cuenta un relato, reflexiona sobre la dualidad y construye un lugar central. El lugar central que todos buscamos en nuestra vida más allá de la metafísica.